Normas básicas para una buena relación de parejas

Normas básicas para una buena relación de parejas

Hay ciertas normas básicas para una buena relación de parejas. Las relaciones de pareja son difíciles de manejar, porque la convivencia en sí misma no es algo fácil. Pero a través del sentido común, una dosis de empatía y respeto, la pareja puede seguir feliz incluso de por vida: veamos cómo hacerlo y cuáles son las 10 reglas para hacer que una pareja y una relación o un matrimonio funcionen.

📌Reglas para hacer que una relación de pareja funcione

¿Te parece utópico? ¡Pero no lo es! Hay parejas que viven felices juntos durante muchos años, incluso de por vida, y otras que duran unos meses. Esto sucede porque, además de la afinidad de la pareja, hay una serie de reglas dictadas por el sentido común que ayudan a hacer realidad todo esto: ¿un sueño idílico? ¡No, absolutamente no! Esto no significa que una pareja no pueda pasar por períodos de crisis, o que no se puedan cometer errores: hay errores, pero es la capacidad de resolverlos juntos y de entenderse lo que debe estar presente concretamente.

1) RESPETO. En primer lugar, para que cualquier relación funcione, ya sea la amistad, la relación entre hijos y padres o hermanos, o incluso entre marido y mujer, se necesita respeto. No gritan, no levantan la mano, no se denigran y nunca se aprovechan el uno del otro. A través del respeto, uno se dirige automáticamente hacia la tolerancia y la comprensión, pero sobre todo hacia la escucha del otro.

2) COMPRENSIÓN. La comprensión es un elemento indispensable en toda relación humana. Es a través de la comprensión que uno trata de entender al otro incluso cuando uno es profundamente diferente el uno del otro.

3) EMPATÍA. La empatía es el estado mental que permite a las personas comprender mejor a los demás al identificarse con los sentimientos, ansiedades y alegrías de los demás. Los sujetos empáticos saben amar más, pero también sufren más, en comparación con las personas no empáticas o poco empáticas. La sensibilidad le permite comprender mejor a las personas con las que se establecen relaciones de cualquier tipo, amor o amistad, incluso en estas últimas hay reglas, de hecho.

4) DIVISIÓN DEL TRABAJO. En un momento, las mujeres fueron relegadas al papel exclusivo de madres y esposas. Pero el tiempo pasa y, con él, también evolucionamos a nivel interrelacional y las mujeres han cambiado. Las mujeres de hoy son madres profesionales, esposas que intentan realizarse no solo en la maternidad, sino también en su trabajo. Aunque en este caso todavía podríamos hablar de RESPETO, hay que decir que las parejas que trabajan son aquellas en las que las parejas están disponibles para compartir con su pareja toda la actividad doméstica y educativa de los hijos. La división del trabajo debe decidirse de mutuo acuerdo sin que ninguno de ellos prevalezca por la fuerza sobre el otro. Una relación armoniosa permite conciliar el trabajo, la familia y los hijos gracias a la colaboración.

5) COLABORACIÓN. Lo que se acaba de decir muestra la gran importancia del reparto de tareas realizado de forma concertada y colaborativa, sin excluir las aptitudes de uno u otro ni el placer de realizar ciertas actividades sobre otras: por ejemplo, «uno de ellos cocina porque le encanta hacerlo y el otro ordena la cocina». Es esencial decidir juntos escuchando al otro.

6) LA ESCUCHA MUTUA. Escuchar a los demás y evaluar lo que se nos dice puede ayudar mucho, especialmente a los que sufren de falta de empatía. Si no «lo entiendes tú», al menos intenta «escuchar las necesidades de los demás». En realidad no se trata sólo de necesidades, sino también de formas de ver, vivir, expectativas y demás. Lo que es necesario e importante «para uno de vosotros», puede no serlo necesariamente para el otro… pero escucharse mutuamente ayuda mucho a encontrarse en todos los ámbitos.

7) LA CAPACIDAD DE PERDONAR. Ah, sí, en la vida debes saber perdonar los errores y defectos del otro porque esperar vivir durante 50 años con una persona sin que uno u otro cometa errores de «ninguna entidad», es pura utopía. Más allá de la retórica social, la verdadera realidad radica en el hecho de que en la vida uno está equivocado. Saber perdonar significa darse y darse una segunda oportunidad, algo que debe hacerse cuando una relación de amor, parentesco o amistad lo amerita.

8) NUNCA DES NADA POR SENTADO. En la vida no debes cometer el error de dar las cosas por sentado. Hay que decir palabras, demostrar el amor y renovarlo tanto con pequeños gestos como con la forma de tratar a los que amamos. La amistad y el amor deben ser comprendidos y alimentados continuamente.

9) ACEPTAR LA DIVERSIDAD. Otra cosa completamente utópica es creer que el otro es como queremos. ¡Nunca será así! Siempre habrá peculiaridades en el carácter de nuestra pareja o (nuestra pareja) que simplemente no nos convienen. Puede ser que en los primeros años estos «defectos» no salten a los ojos porque estamos demasiado atrapados en el otro/a en la fase de enamoramiento. Pero luego, con el paso del tiempo y con la convivencia, todos saltan inevitablemente a la vista. Aunque a veces haremos la «sangre amarga» siempre se necesita una buena dosis de tolerancia para ponerla en marcha.

10) INTENTA MODIFICAR TUS DEFECTOS. Si bien se necesita comprensión, respeto, tolerancia y empatía hacia el otro, se necesita conciencia. Cada individuo debe hacer un análisis de sí mismo y entender cuáles y cuántas son sus fortalezas y debilidades. Si los méritos de uno generalmente no molestan a nadie, (pero no siempre es así que incluso las altas cualidades determinan la competencia en la pareja), en lo que respecta a los defectos, uno debe tratar de rectificar un poco el disparo. Por ejemplo: ¿somos recién llegados endurecidos? Además de ser una gran falta de educación y respeto, llegar tarde es un verdadero defecto desagradable que debe ser corregido. Si tiene defectos realmente graves y es consciente de ellos, trabaje en usted mismo y trate de mitigarlos y suavizarlos tanto como pueda. Esto ayudará a mejorar la relación que tienes con otras personas.

Lee también sobre terapia para la inseguridad

Normas básicas para una buena relación de parejas

📌Una pareja y una vida más feliz

Quería hacer un decálogo, pero en realidad hay muchas cosas que hacer y no hacer. No te aproveches de tu ella o de tu él porque tiene un alma sensible y un buen espíritu, terminarás perdiéndola. Recuerda que nada se da por sentado y que nada se consigue sin sentido común y mucho esfuerzo. Recuerda también que se cometen errores, se cometen errores invariablemente, y que saber pedir disculpas y volver sobre los pasos de uno es una virtud y no una debilidad. Recuerda también que las personas no pueden cambiar sino aceptar pero, al mismo tiempo, cada individuo debe aspirar a mejorarse a sí mismo y a su forma de ser, respetando a los demás, pero también a sí mismo.

📌Fíjate primero en las cualidades y luego en los defectos.

¿La pareja siempre llega tarde? ¿Te olvidas de aniversarios y cumpleaños? ¿Tiene las manos perforadas o es tímido? ¿Siempre tiene la cabeza en el aire? ¿No es ambicioso o es un arribista que descuida a su familia por trabajo? La lista de posibles quejas sobre alguien con quien hemos estado compartiendo la vida durante años puede ser larga, pero no debe compilarse. «Todos somos víctimas de la percepción selectiva: somos sensibles sobre todo a lo que no es bueno y damos por sentado lo que funciona y las cualidades que tiene el otro» «Tienes que pensar lo contrario, antes de decirte a ti misma: mi marido no ayuda en casa, tienes que decir que es extraordinariamente cariñoso».

Referencias:

https://www.lavanguardia.com/vivo/sexo/20190213/46293609227/diez-reglas-buena-relacion-pareja.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *